Ponsdecomunicacio

Vasa Museet, el más visitado de Escandinavia

En la isla Djurgården de Estocolmo hay un museo dedicado, exclusivamente, a un barco que naufragó y se perdió en el fondo del mar. A pesar de que se fuera al pique en su viaje inaugural de 1628, ahora el Vasa está expuesto con todo su esplendor y detalle decorativo en el museo que lleva su nombre. Un ilustrativo audiovisual, situado cerca de su acceso principal, resuelve el enigma… (Vídeo del espectacular rescate del Vasa: https://bit.ly/2WX5f8d )

El Vasa se construyó con la ambición de que fuera un buque destacado de la armada sueca. Con tal objetivo no se escatimaron recursos para crear su estructura de tres mástiles, capaz de portar diez velas, con una altura desde su extremo superior a la quilla de 52 metros, 69 metros de eslora y un peso de 1.200 toneladas. Pero en el s.XVII aún no se hacían cálculos teóricos para la estabilidad de las embarcaciones y el Vasa pesaba demasiado sobre su línea de flotación. Esto explica que, poco después de zarpar del puerto de Estocolmo y a causa de ráfagas de viento que lo ladearon, el barco no consiguiera enderezarse para recuperar el equilibrio. El viento lo escoró hasta que el agua entró por las puertas de sus cañones, que se habían abierto para lanzar salvas con las que celebrar su botadura.

Irremediablemente el Vasa se hundió en las gélidas aguas suecas. Precisamente fueron estas bajas temperaturas las que lo conservaran en perfectas condiciones hasta que en 1956, es decir más de 300 años después, Anders Franzén y el buceador Per Edvin Fälting dieran con él. Tras muchos meses de empeño y de rastrear el fondo marino, su draga topó con un objeto de madera de roble de gran tamaño. Al año siguiente, buzos equipados con sus espectaculares escafandras iniciaron el despeje de túneles bajo el navío para los futuros cables de izamiento. 

El Vasa emergió del agua el 24 de abril de 1961, ante una gran expectación, y se recuperaron más de 14.000 piezas sueltas de madera. Tras restaurar los distintos elementos, sus más de cien esculturas talladas y de armar el complejo rompecabezas, finalmente el Vasa salió a flote para ser admirado y motivo de orgullo.

Afegeix el teu comentari