Ponsdecomunicacio

El despacho de Gropius, en la Bauhaus

El fundador de la Bauhaus, arquitecto, urbanista y diseñador alemán Walter Gropius creía que “si tu contribución ha sido vital, siempre habrá alguien que retome el trabajo donde lo dejaste”. Y así ha sido. Con la fundación, manifiesto y esquemas pedagógicos de la Escuela de Diseño Bauhaus, Gropius y companía pisaron tan fuerte que su impronta no sólo perdura sinó que sigue mostrando el camino a seguir.

Su forma de diseñar, crear y concebir el mundo fue tan original, moderna y disruptiva que se sigue recurriendo a ella como referente. Un ejemplo de ello es como, cien años después de su creación, la Unión Europea invoca el espíritu de la Bauhaus para proyectar un futuro más bello, sostenible e inclusivo. La Nueva Bauhaus Europea pretende replicar de la Bauhaus su esencia creativa, colaborativa, integradora, inclusiva, dialogante, horizontal, empática e idealista.

Esa modernidad, elegancia y personalidad de Walter Gropius se percibe aún en el despacho que ocupó como director de la Bauhuaus, en 1925. Decorado con mobiliario bauhauser y piezas como la tetera-joya diseñada por Marianne Brandt, el histórico despacho se encuentra dentro del conjunto arquitectónico y urbanístico que Gropius formuló siguiendo la función de la escuela y sentando las bases del Racionalismo.

Esta segunda sede de la revolucionaria Bauhaus se puede visitar en Dessau, a hora y media en tren desde la Berlin Hauptbahnhof. Una visita guiada recorre sus pioneros edificios de fachadas con muro cortina y míticas letras de palo seco, zonas comunes con sillas ‘Wassilly’ diseñadas por Marcel Breuer, el teatro que también fue escenario de las famosas fiestas temáticas, la cantina, las aulas y los talleres donde profesores y alumnos desplegaron todo su Arte.

Post A Comment